Nivel Experto

Así son las bases de los lubricantes

19 Sep , 2017  

Comparte en redes sociales:

shutterstock_328811099_blogTotal te cuenta todo lo que debes saber sobre las bases del lubricante, el ingrediente mayoritario de estos productos.

Te hemos hablado ya de los aditivos, componentes de los lubricantes que, como sabes, pueden marcar la diferencia entre un producto de calidad y adaptado a tu vehículo de otro que no lo sea. Así que ha llegado la hora de hacer lo propio con los aceites base. Tranquilo, que no necesitarás un doctorado en Química para comprenderlo. Es más, te lo vamos a explicar con macarrones (más adelante verás cómo).

Los aceites base son el ingrediente de mayor concentración en lubricantes y grasas, es decir. Esto se debe a que la mayoría de los lubricantes de motor se formulan con aproximadamente el 70% de aceite base, mientras que el resto son los aditivos químicos que ya conoces.

 

¿De dónde se sacan los aceites base?

Básicamente, los aceites base proceden de tres fuentes posibles: petróleo, síntesis química o recursos naturales que no son petróleo (fuentes animales y vegetales).

En el caso del petróleo, este se forma de manera natural a través de procesos dentro de la corteza terrestre, que incluyen condiciones extremas de calor y presión. El petróleo crudo que se extrae del suelo (y que habrás visto haciendo feliz a más de uno en las pelis del salvaje oeste) es una gran mezcla de compuestos químicos, que principalmente se basan en el carbono, con distintas formas y arreglos moleculares.

¿Qué quiere decir todo esto? Piensa en tu plato favorito de pasta: contiene un tipo específico que puede ser espaguetis, lasaña, canelones, macarrones… Todos ellos están hechos con harina, pero tienen distintas formas. Lo mismo ocurre con el crudo: está hecho de carbono, pero contiene distintas formas (moléculas). En Total nos hemos dado cuenta de que el mejor lubricante se fabrica con, digamos, macarrones (ciertas moléculas de carbono) y por ello debemos separarlas.

 

Separando la “pasta”

El proceso de refinado del petróleo crudo nos permite separar los distintos tipos de “pasta” (moléculas de carbono) mediante un proceso llamado destilación, junto a otros como el hidrocraqueo (rompemos los trozos muy largos de pasta como los espaguetis en piezas más cortas y fáciles de manejar); la hidrogenación e hidroisomerización (nos permite convertir unas piezas en otras, por ejemplo, canelones en macarrones); y el desparafinado (eliminamos ciertos tipos grandes de pasta como la lasaña).

El petróleo crudo en su mayoría tiene compuestos de 25 a 45 átomos de carbono y puede clasificarse en tres  tipos principales: parafinas, naftenos (o cicloparafinas) y compuestos aromáticos  (Algunos de estos contienen heteroátomos, es decir otros átomos además del carbono, como: Oxígeno (O), Nitrógeno (N), Azufre (S) y similares).

Estos heteroátomos no nos interesan y necesitamos eliminarlos porque tienden a hacer que el aceite base sea inestable, añadiendo color o depósitos, o contribuyendo a un índice de viscosidad bajo. Es importante recordar que dicho índice es una relación entre viscosidad y temperatura, es decir: cuánto varía la viscosidad cuando se aumenta la temperatura. A mayor índice, menor variación de la viscosidad al calentar el lubricante.

Normalmente, en los primeros pasos (craqueo y destilación) rompemos las piezas realmente grandes y separamos las más livianas (volátil) y más pesadas (no muy volátil) para formar ese grupo de compuestos de carbono entre 25 y 45 átomos de carbono, que podemos llamar destilados.

En la segunda etapa, que es el procesamiento, se puede incluir la extracción con disolvente, el desparafinado y el hidrotratamiento. El grado en que se hacen estos define la calidad del aceite de base final. En estas etapas, la extracción con disolvente, que es un proceso convencional, implica la eliminación preferente de ciertos compuestos llamados aromáticos.

En concreto, el hidrotratamiento consiste en tratar el aceite base con hidrógeno. Esto elimina los dobles enlaces carbono-carbono de los aromáticos y parafínicos, lo que hace más estable al aceite base, mejorando sus propiedades respecto a la temperatura y alargando su “vida”.

Las propiedades finales del aceite base se definen según los grados a los que se llevan a cabo estos pasos en el destilado del petróleo. Dichas propiedades se agrupan en los llamados aceites de base de los grupos I, II, III, IV y V, sobre los cuales te hablaremos en un próximo artículo.

Comparte en redes sociales:

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Sin valoraciones)
Cargando…

Comments are closed.