Taller

Así son los líquidos de frenos sintéticos

8 Nov , 2016  

Comparte en redes sociales:

Líquido de frenosTotal te explica cómo son estos fluidos de frenos y sus principales características.

Seguro que a estas alturas ya sabes cuál es el objetivo principal del sistema de frenado de tu coche. Efectivamente, es el encargado de que el vehículo reduzca su velocidad a tu voluntad. Se trata, pues, de un sistema de seguridad pasiva muy importante que requiere un control periódico. Si falla, las posibilidades de accidente aumentan considerablemente, por eso un buen mantenimiento es fundamental para la seguridad vial.

Un elemento fundamental dentro de este sistema es el líquido de frenos, un fluido con una incidencia tan directa en la seguridad que cuenta con una regulación muy estricta.

 

¿Qué tipos de líquidos de frenos existen?

Actualmente existen tres tipos de fluidos de frenos: los más habituales son los basados en glicol-éter (DOT 3, DOT 4, DOT 5.1, el 95% del mercado mundial), aunque también se utilizan los de base mineral (LHM) y los de silicona (DOT 5, de uso militar).

Los líquidos de frenos sintéticos de éteres de glicol, los de silicona y los minerales no se pueden mezclar entre sí.  La propia naturaleza de estos fluidos hace que sean compatibles con unos elastómeros u otros: los minerales no son compatibles con SBR, EPR y NR. Los sintéticos, sí y también lo son con CR. Los de sililcona no son compatibles, tampoco, con ninguno de los dos anteriores.

Así, los sintéticos de éteres de glicol no se pueden emplear en circuitos donde se utiliza el LHM, ya que son incompatibles y hacen que los cauchos y elastómeros presentes en el sistema se degraden.

Por otra parte, los fluidos de frenos sintéticos de etilenglicol son higroscópicos, por lo que el agua entra en el sistema con el aire, en forma de humedad. La ventaja es que la concentración suele ser baja, por lo que la corrosión de los metales no se produce y no se congela la mezcla a la temperatura de congelación del agua.

Sin embargo, el agua aumenta la viscosidad del producto a bajas temperaturas y baja el punto de ebullición de la mezcla. Al calentarse la mezcla se produce vapor de agua, que sale hacia el sistema, creando zonas con presencia de gas. Dicho gas hace al fluido de frenos más compresible, por lo que se podría perder la capacidad de transmitir la fuerza necesaria para parar el vehículo de forma segura si este efecto no se contrarresta.

 

¿Cuál es la composición de un líquido de frenos sintético?

Los fluidos de frenos sintéticos cuentan con tres componentes principales: solvente, base lubricante y aditivos.

En el solvente es donde se diluyen los poliglicoles y los aditivos, de forma que se obtiene una única fase líquida que da una satisfactoria lubricación bajo todas las condiciones de temperatura. Además, baja la viscosidad de los poliglicoles. Supone entre el 60% y el 90% del fluido.

Por su parte, los poliglicoles son el lubricante y se emplean en una proporción próxima al 30%. Se obtienen haciendo reaccionar óxidos de alquileno (etileno y propileno) con componentes bifuncionales como los dioles o el agua. Su alta viscosidad hace necesaria su dilución.

Respecto a los aditivos, los inhibidores de corrosión se añaden para proteger los metales de la corrosión, mientras que los antioxidantes se emplean para reducir la descomposición oxidativa de los éteres de glicol y los poliglicoles. A veces se emplean también colorantes para distinguir unos productos de otros dentro de la gama. Un apunte: el color del líquido de frenos no aporta ninguna información sobre la calidad del producto.

 

¿Qué características deben cumplir estos productos?

Existe una serie de características que deben cumplir los líquidos de frenos para asegurar que el sistema de frenada funciona correctamente.

Las principales características que debe reunir un fluido de frenos son las siguientes:

Baja compresibilidad, para poder transferir la presión del cilindro maestro hasta los frenos de las ruedas de una manera efectiva.

Alto punto de ebullición “seco”, para poder resistir las condiciones de trabajo más extremas.

– Un alto punto de ebullición “húmedo” cuando el agua entra (high wet boiling point) para controlar la bajada del punto de ebullici´pn “seco”.

– Capacidad para absorber agua, hasta ciertos límites, sin perder sus prestaciones (anticorrosión, duración…).

– Excelente capacidad anticorrosión para proteger todos los metales.

– Perfecta compatibilidad con los cauchos y elastómeros del sistema.

– Buenas propiedades lubricantes con las piezas móviles del sistema.

Viscosidad adecuada para garantizar el buen funcionamiento del sistema de frenos.

En próximo artículos te explicaremos cuáles son las especificaciones más comunes que marcan los tipos de líquidos de frenos sintéticos, así como las características que distinguen a cada uno de ellos.

Recuerda que un mantenimiento adecuado de tu coche debe incluir productos químicos de calidad adecuados a las exigencias del fabricante del vehículo. Aceite de motor y líquido de frenos son algunos de los fluidos que siempre deben estar en perfectas condiciones para aumentar la seguridad y la vida útil del automóvil.

Comparte en redes sociales:

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Sin valoraciones)
Cargando…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.
Los campos necesarios están marcados *.
Le recordamos que Este blog es participativo, aunque TOTAL ESPAÑA se reserva el derecho a la revisión y moderación de los comentarios recibidos en el mismo.Para más información, consultar nuestra sección de normas del blog (http://totalblog.es/normas-de-participacion-blog-total/ )

*

*