htx2

Territorio Total

Aceites HTX, los lubricantes de competición que pueden con todo (1)

7 May , 2019  

Comparte en redes sociales:

Rendimiento, protección y fiabilidad son vitales para ganar en los deportes de motor.

No tienes más que encender la televisión para verlo. Acelerones al máximo, reducciones imposibles, carreras en condiciones extremas. El deporte del motor es exigente, sí. Y mucho. Por eso los vehículos de competición requieren aceites capaces de hacer frente a lo que les pongan por delante.

No solo eso. Además, la competición es el mejor laboratorio que existe para el desarrollo de los aceites del futuro. Por eso Total/Elf participa activamente desde hace mucho tiempo en distintas categorías de deportes de motor, como Fórmula 1, WEC, WRX, SBK o MotoGP, por citar solo algunas. Lo hace suministrando a equipos y organizadores los productos y servicios de calidad que requieren. La experiencia del grupo les garantiza protección, fiabilidad y rendimiento para sus motores.

Los esfuerzos en investigación y desarrollo que se necesitan para elaborar estos productos de élite sirven a un doble propósito. Por un lado, abren el camino a la victoria en las competiciones. Por el otro, permiten aprender de las condiciones más severas del mundo del motor para llevar después esa experiencia a la calle, en forma de productos para los vehículos convencionales.

 

¿A qué condiciones responde un lubricante de competición HTX?

Los aceites de motor y otros fluidos de la gama HTX de Elf cuentan con fórmulas especiales para condiciones extremas. Esas circunstancias son comunes y específicas de los deportes de motor.

Una de ellas es la necesidad de obtener un rendimiento muy elevado. Para lograrlo, es necesario reducir al mínimo la fricción interna del motor y la transmisión, una misión de la que se ocupan los aceites HTX.

La protección mecánica que ofrecen estos productos también debe ser óptima. Esto significa que la película de aceite debe mantenerse a pesar de disminuir la viscosidad. Debe ser resistente y ofrecer una buena calidad en todo momento para cuidar del motor.

Otra característica importante es la evacuación del calor. El enfriamiento del motor debe ser excelente para cuidar de las piezas y obtener el máximo rendimiento del vehículo.

 

Lubricantes a medida

Como habrás visto, lo que se exige a los aceites que se utilizan en las competiciones de alta nivel es mucho. Para satisfacer esas demandas específicas, los ingenieros y técnicos se esfuerzan por desarrollar lubricantes a medida. De esta manera, logran productos que son referentes en el mundo del automovilismo.

En el caso de Total, su marca Elf ofrece productos diseñados para un rendimiento extremo. Se trata de los lubricantes HTX, capaces de reducir la fricción y el desgaste de las piezas. También evitan las situaciones que afectan al máximo rendimiento del motor, como sería el caso de un lubricante más viscoso que se deteriora por no contar con los aditivos adecuados.

 

¿Cómo se diseña un aceite de competición?

Al hablar de condiciones extremas, existe una serie de características que se deben tener en cuenta para diseñar y emplear un buen aceite de competición.

– Desgaste: las piezas se ven expuestas a un mayor riesgo de deterioro por las condiciones en las que se desarrolla la competición. Los lubricantes deben encargarse de proteger las superficies metálicas para que no lo sufran. Así los componentes se mantendrán como nuevos durante toda la competición.

– Limpieza: cuando se lucha por el primer puesto, lo último que hace falta es un lubricante deteriorado y con una viscosidad elevada, capaz de disminuir el rendimiento del motor. Esto supone sumar milésimas al tiempo final. Por eso, los productos para competición son especialmente estables ante la temperatura y luchan contra la formación de lodos y barnices que ensucian las piezas y generan depósitos. Sin ellos, es más fácil conseguir una eficiencia elevada y un rendimiento óptimo.

– Temperatura de funcionamiento: reducirla es fundamental. Los aceites de competición se adhieren tenazmente a las superficies metálicas y forman una película que es fina, pero muy duradera. Así las piezas se pueden mover sin problemas. Como se reduce la fricción, las temperaturas de operación se mantienen bajo control. Esto reduce el daño por calor y, sobre todo, la degradación térmica del aceite. Esta se nota rápidamente si aumenta la viscosidad del lubricante y el producto pierde eficiencia.

En un próximo artículo te hablaremos sobre la protección dinámica que ofrecen los aceites de competición y por qué equipos de todo el mundo utilizan la gama Elf HTX para ganar.

Comparte en redes sociales:

, ,

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (4 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…

One Response
  1. JR dice:

    Me encanta….

    ELF siempre ha sido referente en el mundo de la competición…

Responder a JR Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.
Los campos necesarios están marcados *.
Le recordamos que Este blog es participativo, aunque TOTAL ESPAÑA se reserva el derecho a la revisión y moderación de los comentarios recibidos en el mismo.Para más información, consultar nuestra sección de normas del blog (http://totalblog.es/normas-de-participacion-blog-total/ )

*

*

Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio, de acuerdo a sus hábitos de navegación. Puede obtener más información leyendo nuestra Política de protección de datos y cookies