Líquido refrigerante

Taller

Cómo cambiar el líquido refrigerante

13 Mar , 2018  

Comparte en redes sociales:

Además de sustituirlo, conviene limpiar el circuito de manera periódica.

¿Recuerdas cuando te hablábamos sobre el líquido refrigerante? Este fluido es esencial para el motor de tu vehículo, ya que se encarga de mantenerlo a una temperatura adecuada para conseguir un funcionamiento óptimo.

El líquido refrigerante, al igual que otros fluidos como el lubricante de motor, se ve sometido a determinados intervalos de sustitución. Esto quiere decir que tendrás que cambiarlo de manera periódica para que el motor de tu vehículo no sufra las consecuencias de circular con un refrigerante degradado.

¿Cada cuánto se debe cambiar el líquido refrigerante?

La sustitución de un líquido refrigerante en un automóvil depende del tipo de producto que se haya empleado.

En el caso de los refrigerantes minerales, el periodo de sustitución oscila entre los dos y los tres años, si el fabricante no indica lo contrario. En todo caso, lo habitual es que debas sustituir este tipo de fluidos cada dos años como máximo .

¿Qué ocurre en el caso de los refrigerantes orgánicos? Que sus periodos  son más extensos. Esto significa que, por ejemplo, en el caso de los camiones este intervalo se extenderá hasta los 5 años o 400.000 km, lo que suceda antes. En el caso de los turismos, algunas marcas indican que este fluido se deberá sustituir cada 250.000 kms como máximo. El fabricante del vehículo indicará así mismo el período de tiempo, que puede ser de 4 ó 5 años.

El caso es que el cambio del líquido refrigerante no es la única operación de mantenimiento que está relacionada con este tipo de productos. Además, cada cuatro o cinco años se debería realizar una limpieza del circuito para eliminar todos los depósitos que se hayan podido producir y que afectan al intercambio de calor en el motor.

Cuando se cambia el líquido refrigerante, además, se deben seguir algunas precauciones para eliminar el refrigerante usado. Concretamente, se debe almacenar y etiquetar para que un gestor autorizado lo elimine. Esto se debe a que es un producto con cierta toxicidad y no es completamente biodegradable. Los talleres de reparación de vehículos debidamente acreditados se encargan de realizar esta operación.

 

¿Cuáles son los pasos cuando cambiamos a otro tipo de refrigerante?

Para sustituir el líquido refrigerante es necesario seguir una serie de actuaciones que ofrecerán todas las garantías sobre esta operación.

Lo primero que se debe hacer es dejar enfriar el motor del vehículo antes de empezar a trabajar. A continuación, se debe vaciar el sistema completamente y recoger el producto usado en un envase adecuado

Llegados a este punto, conviene controlar las gomas para comprobar que no haya fugas de producto. Si todo está bien, se debe proceder a limpiar el circuito con agua más un producto limpiador.

Ha llegado el momento de introducir el nuevo refrigerante: para ello, lo primero que deberemos hacer es preparar el líquido a la concentración adecuada o utilizar un producto que ya esté preparado. Una vez introducido en el circuito, se debe extraer el aire del sistema apretando y moviendo las gomas.

Por último, ya solo queda encender el motor un rato, esperar a que se enfríe y comprobar que el nivel de refrigerante es el adecuado.

 

¿Por qué mezclamos el refrigerante con agua?

La preparación del líquido antes de rellenar el circuito es muy importante, porque el producto concentrado no refrigera, todo lo contrario nos producirá un recalentamiento del sistema.

Recuerda lo que te comentamos en un post anterior: la que refrigera el sistema, realmente, es el agua, que puede suponer entre el 45% y el 75% de la composición de un refrigerante. Lo que ocurre es que no podemos utilizar solamente agua, ya que se producirían problemas de corrosión en el circuito; los aditivos anticorrosivos van en el glicol. Además, el punto de ebullición y congelación no serían los adecuados, entre otros posibles inconvenientes.

Si utilizáramos el producto en estado puro, sin mezclar con agua, obtendríamos un sobrecalentamiento del motor. Además, la viscosidad de los glicoles que contiene es elevada, por lo que el producto puro se movería poco por el sistema, aumentando aún más la temperatura.

Comparte en redes sociales:

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (5 votos, promedio: 4,80 de 5)
Cargando…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.
Los campos necesarios están marcados *.
Le recordamos que Este blog es participativo, aunque TOTAL ESPAÑA se reserva el derecho a la revisión y moderación de los comentarios recibidos en el mismo.Para más información, consultar nuestra sección de normas del blog (http://totalblog.es/normas-de-participacion-blog-total/ )

*

*