Hay que evitar que se evapore el líquido de frenos para que la frenada siga siendo eficaz.

Nivel Experto

Por qué es tan importante el punto de ebullición del líquido de frenos

8 Ene , 2019  

Comparte en redes sociales:

Hay que evitar que se evapore para que la frenada siga siendo eficaz.

Volvamos por un momento a la escuela. ¿Recuerdas cuando te hablaban del punto de ebullición del agua? Sí, nos referimos a la temperatura a partir de la cual se transforma en vapor, que en el caso del agua está establecido en torno a los 100ºC a una atmósfera de presión. Bien, pues el líquido de frenos, como también es un fluido, tiene su propio punto de ebullición. Y es mucho más importante de lo que imaginas.

Precisamente una de las principales características de un buen líquido de frenos es un punto de ebullición alto. Cuando se produce una fricción elevada en elementos del sistema de frenos como los cilindros de rueda, los tambores, los discos o sus pinzas, esto provoca que el líquido de frenos soporte una temperatura muy alta. Algo que se debe evitar a toda costa.

 

Qué supone una temperatura elevada

Si el líquido de frenos llegara a evaporarse en las líneas del circuito por no contar con un punto de ebullición elevado, la frenada perdería eficacia y tendríamos un grave problema de seguridad en el vehículo.

Sin embargo, la temperatura elevada no solo puede suponer peligro de evaporación, sino que también puede degradar el fluido. Por eso, un buen producto debe resistir sus efectos. Si se produjera un envejecimiento prematuro, se podrían degradar las gomas y cauchos, especialmente en la zona de los cilindros esclavos en el disco y los tambores.

La evaporación del fluido, por su parte, puede provocar un efecto llamado vapour block. Esto significa que, si la temperatura excede el punto de ebullición del líquido, se forman burbujas de gas que se pueden comprimir y perder parte de la presión. De esta manera, la fuerza ejercida al frenar disminuiría y la frenada sería menos eficaz.

Por todas estas razones, el fluido debe contar con un elevado punto de ebullición que garantice una buena frenada.

 

Dos puntos de ebullición del líquido de frenos

Una vez que tenemos claro el importante papel que tiene el punto de ebullición del líquido de frenos, vamos a hablar de cómo se mide.

En efecto, hay dos maneras de establecer cuál es el punto de ebullición de un líquido de frenos: cuando está nuevo y cuando ya ha sido utilizado y está contaminado con la humedad que entra con el aire del circuito. En el primer caso hablaremos de punto de ebullición seco y en el segundo, de punto de ebullición húmedo.

Estos valores ayudan a establecer rangos de uso con toda seguridad. Si un fluido que ha sido utilizado ha absorbido demasiada agua, su punto de ebullición bajará y, por tanto, la temperatura a la que se produce el problema del vapour block. Por eso, gracias al punto de ebullición húmedo sabremos que ha llegado el momento de sustituir el fluido.

Esto se debe a la presencia de agua libre y mezclas con agua en muchos sistemas de frenos. Se pueden formar de distintas maneras, por ejemplo, mediante condensación en las líneas o en las pinzas. Como en esas zonas se produce un aumento de la temperatura, que después baja, se producen condensaciones que provocan un aumento de la proporción de agua. Con el tiempo, la mezcla queda atrapada en las secciones internas de las pinzas y los cilindros maestros.

Al cabo de un año, un fluido DOT3 puede contener un 2% de agua, según sea el estado de las gomas y las conducciones. Esto puede bajar unos 90ºC el punto de ebullición. Hay que tener en cuenta que los líquidos de frenos tienen que trabajar a unos 150ºC-200ºC en las pinzas. Si el punto de ebullición es bajo y la temperatura alta, se puede producir el vapour block.

Al igual que en el caso de los lubricantes de motor, es muy importante utilizar líquidos de frenos de calidad para aumentar la seguridad del vehículo. Es importante comprobar que cumplen con las especificaciones estipuladas por el constructor del vehículo. Así es como podemos garantizar la seguridad que aporta una buena frenada cuando se necesita.

Comparte en redes sociales:

,

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (3 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…

2 Responses
  1. Pepito dice:

    Excelente blog. Lo estoy leyendo poco a poco, recién compré mi primer auto y quiero aprender todo lo que sea posible sobre cuestiones mecánicas.
    Lo feliicito

  2. CHS_23 dice:

    Muy interesante y didáctico.

    GRACIAS!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.
Los campos necesarios están marcados *.
Le recordamos que Este blog es participativo, aunque TOTAL ESPAÑA se reserva el derecho a la revisión y moderación de los comentarios recibidos en el mismo.Para más información, consultar nuestra sección de normas del blog (http://totalblog.es/normas-de-participacion-blog-total/ )

*

*

Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio, de acuerdo a sus hábitos de navegación. Puede obtener más información leyendo nuestra Política de protección de datos y cookies