Nivel Experto

SCR contra los óxidos de nitrógeno

5 Abr , 2016  

Comparte en redes sociales:

shutterstock_323913200_blogEn la lucha contra las emisiones contaminantes, el catalizador de reducción selectiva tiene un papel fundamental. Te lo contamos.

Se ha convertido en un aliado fundamental para el Adblue a la hora de combatir los óxidos de nitrógeno, muy perjudiciales para la salud. Te lo adelantábamos en un artículo anterior y ahora te vamos a explicar cómo funciona el SCR y por qué es tan importante.

El catalizador de reducción selectiva o SCR es un sistema que elimina los óxidos de nitrógeno en combinación con el Adblue. Esto es necesario porque los óxidos de nitrógeno afectan a la salud de las personas y se concentran en la atmósfera, especialmente en las grandes ciudades donde existe una alta densidad de vehículos.

Por esta razón, el SCR se usa ya en todo tipo de motores diésel nuevos como la solución para deshacerse de estos gases. La alternativa que existe son las trampas de óxidos de nitrógeno, pero no son tan efectivas, por lo que solo se emplean en modelos pequeños de coches.

 

Adlue, ¿para qué?

El Adblue es un compuesto necesario para que el SCR funcione correctamente. Esto se debe a que el sistema necesita amoniaco, que se obtiene al inyectar urea: ésta se descompone en el amoniaco necesario y dióxido de carbono debido a la temperatura de los gases de escape.

Entonces es cuando el amoniaco interactúa con un catalizador de platino dentro del SCR, así como con los óxidos de nitrógeno y el oxígeno presentes en el gas de escape. De este modo se producen reacciones de reducción que transforman estos compuestos perjudiciales en nitrógeno a secas, que es lo que se emite a la atmósfera, en un proceso en el que los fatídicos óxidos de nitrógeno tienen una presencia insignificante.

 

¿Cómo influye el aceite en este proceso?

El lubricante que utilizas en tu vehículo es importante, ya que el catalizador de platino que emplea el sistema SCR es muy sensible a la presencia de azufre. Por eso hay que emplear siempre gasóleos de bajo contenido en este elemento (10 ppm), así como aditivos del aceite en los que el azufre esté poco presente, ya que podrían llegar a “envenenar” el catalizador.

El proceso de reducción de óxidos de nitrógeno consume también Adblue, por lo que es necesario que el vehículo cuente con un depósito con este producto, que habitualmente tiene una capacidad de 20 litros. Este depósito se debe rellenar cada 20.000 o 30.000 km, aproximadamente.

Así que ya sabes: no olvides utilizar lubricantes de calidad y adecuados al motor de tu vehículo, un hábito que te permitirá mantenerlo en perfecto estado durante mucho más tiempo.

Comparte en redes sociales:

,

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Sin valoraciones)
Cargando…

Comments are closed.