Aceite

¿El aceite de tu coche está negro? Esto te interesa

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (6 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…
Comparte en redes sociales:
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on pinterest
Share on email
Share on tumblr

No, no necesitas cambiar el aceite solo porque se haya oscurecido. Te explicamos por qué.

Puede que lo hayas oído alguna vez. “Cuando revises el nivel de aceite del coche, fíjate en su color. Si está oscuro, tendrás que cambiarlo porque si no, te puedes cargar el motor”. Es más, es muy probable que se lo hayas escuchado a tu cuñado, ese que sabe de todo. Como ocurre con la mayor parte de las cosas que te dice, no debes hacerle mucho caso. Más bien al contrario.

Bromas aparte, lo cierto es que muchos conductores dudan si deben cambiar o no el aceite de su coche cuando ven que se ha oscurecido. Es natural pensar que un aceite que era claro cuando se introdujo y se ha vuelto oscuro, pueda haber perdido sus propiedades e incluso llegar a acumular suciedad sobre el motor. Sin embargo, esto no es cierto.

¿El color del aceite indica que debe cambiarse?

Como regla general, no se puede decir que el color del aceite sea una señal inequívoca de la necesidad de realizar un cambio de aceite.

Los lubricantes de motor suelen ser de color ámbar o marrón. La intensidad del tono dependerá del tipo de aceite que sea, según la base y los aditivos que tenga. Lo que ocurre es que, con el paso del tiempo y los kilómetros, la viscosidad y el color del lubricante tienden a cambiar.

Son unos cambios que se deben a muchos factores que actúan de manera directa sobre el envejecimiento del aceite.

¿Por qué cambia de color el aceite con el uso?

Entre esos factores que hacen cambiar el color de un aceite de motor se encuentran el calor, los contaminantes o la propia composición del fluido. Incluso algo tan simple como el contacto con agua o refrigerante puede influir, pero no se puede juzgar el estado de un aceite únicamente por su color.

Todo esto quiere decir que el oscurecimiento del aceite es un proceso habitual durante el funcionamiento normal del motor. Este hecho no solo no impide que el aceite realice sus funciones de lubricación y protección de los componentes del motor, sino que indica que está cumpliendo correctamente su función.

Esto es así porque una de las principales tareas de los aceites de motor -además de lubricar, refrigerar y proteger las piezas frente a corrosión y ácidos- consiste en evitar que se formen depósitos, lacas y barnices.

De hecho, los lubricantes de motor llevan en su formulación una serie de aditivos conocidos como detergentes y dispersantes. Su función consiste en conseguir que las partículas contaminantes e impurezas se mantengan en suspensión dentro del propio aceite y no se adhieran a los distintos componentes y superficies del motor.

Sucede que los motores diésel y gasolina de inyección directa producen más hollín -formado por partículas sólidas de tamaño muy pequeño, compuestas fundamentalmente de carbono y resultantes de la combustión incompleta del combustible- que los motores convencionales de gasolina. Ese hollín es un colorante muy potente para el aceite: basta una pequeña cantidad de él para que el lubricante adquiera un color negro.

A medida que el lubricante vaya acumulando tiempo y kilómetros, tenderá a ser más espeso, es decir, aumentará su viscosidad y se oscurecerá su color debido a una mayor concentración de hollín, suciedad y partículas suspendidas en el aceite.

Esta es la razón por la que cualquier mecánico, sobre todo si está familiarizado con los motores diésel, te dirá que un aceite de motor de color negro en un vehículo de esas características no solo es inevitable, sino también inofensivo.

Es evidente que el lubricante tienda a acumular cada vez más partículas contaminantes e impurezas entre cambios de aceite y que deberá ser sustituido cuando su volumen alcance cierto nivel. Sin embargo, lo recomendable siempre es seguir el intervalo de cambio de aceite que recomienda el fabricante del vehículo, que dependerá de los kilómetros recorridos, del tipo de uso del vehículo, de la conducción y de la calidad del lubricante empleado, entre otras cuestiones.

En un próximo artículo te hablaremos sobre los colores del lubricante que sí pueden indicar que existe algún problema, así que permanece atento a nuestro blog si quieres saber más.

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (6 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…
Comparte en redes sociales:
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on pinterest
Share on email
Share on tumblr

2 comentarios en “¿El aceite de tu coche está negro? Esto te interesa”

  1. Muy interesante el articulo
    Yo siempre pensé que era hora de cambiar el aceite cuando se pone muy oscuro… esto de escuchar los consejos del cuñado no siempre es la solución 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.
Los campos necesarios están marcados *.
Le recordamos que Este blog es participativo, aunque TOTAL ESPAÑA se reserva el derecho a la revisión y moderación de los comentarios recibidos en el mismo.Para más información, consultar nuestra sección de normas del blog

Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio, de acuerdo a sus hábitos de navegación. Puede obtener más información leyendo nuestra Política de protección de datos y cookies