Suspensión

Claves para almacenar (bien) líquidos de suspensión y de frenos

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (4 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…
Comparte en redes sociales:
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on pinterest
Share on email
Share on tumblr

Los líquidos de suspensión y frenos afectan a la seguridad del vehículo, por eso se deben guardar adecuadamente. 

“Conservar en lugar fresco y seco, alejado de la luz”. ¿Te suena? Seguro que lo has leído en miles de envases de productos cotidianos que tienes por casa. Son instrucciones para ayudar a conservar mejor los productos que contienen. Incluso cuando esos envases están cerrados, es importante seguirlas. Una importancia que aumenta si, además, hablamos de productos que influyen en la seguridad de los vehículos, como los líquidos de suspensión y de frenos

Estas advertencias no son un capricho del fabricante. De hecho, los líquidos de suspensión y de frenos deben almacenarse siempre en sus propios envases y evitar abrirlos hasta que se vayan a utilizar. Hay que guardarlos siempre en un lugar cerrado, limpio y seco, a temperatura ambiente

Envases que respiran 

La razón por la que es tan importante cumplir con ciertos requisitos a la hora de almacenar líquidos de suspensión y de frenos es que los envases “respiran”. Esto significa que, por efecto de la temperatura, el aire entra y sale de ellos. Resulta que al aumentar el calor, el aire aumenta su volumen en el bidón y se escapa. Sin embargo, al caer la noche y bajar la temperatura, ese volumen disminuye y el aire se cuela hacia el interior del bidón. 

¿Qué pasa con ese aire que entra? Que lleva humedad, es decir, agua en forma de vapor. Eso significa que entrará agua al interior del envase y, si el producto la absorbe, se mezclarán. Y ya sabes que el agua y los metales del sistema no se llevan muy bien, ya que su contacto puede provocar corrosión. Y no solo eso, como verás a continuación. 

¿Cuánto tiempo puedo almacenar líquidos de frenos? 

Tal y como comentábamos antes, los líquidos de frenos son productos que tienen que ver con la seguridad del vehículo. Esta es la razón por la que tienen unas normativas muy específicas, tanto en relación con su composición como en las características técnicas que se les exigen. Normalmente se trata de productos que absorben agua. Este es el caso, por ejemplo, de los líquidos de frenos DOT 3, 4 y 5.1. 

¿Y qué ocurre cuando un líquido de frenos absorbe agua? Que su punto de ebullición desciende. Esto puede provocar que ese punto sea inferior a la temperatura a la que trabaja el sistema de frenos, en la zona de las ruedas. Como consecuencia, el pedal se hundirá y la frenada no se producirá. 

También hay líquidos de frenos que no absorben agua, como los DOT 5 y LHM. Como el agua que entra puede producir corrosiones en estos sistemas, suelen contar con dispositivos de purga para eliminarla. 

Por estas razones, tanto el período de almacenamiento como el de uso de los productos son de especial relevancia: 

– Productos no abiertos, con su sellado intacto, almacenados a cubierto, protegidos de la luz: 

– Pequeños envases: vida de dos años. 

– Bidones en posición horizontal: vida de tres años. 

– Contenedor (producto almacenado en un tanque de acero inoxidable, en atmósfera de nitrógeno): vida de tres años. 

– Productos abiertos: consumir lo más pronto posible (en pocos meses) debido a la entrada de agua. 

Cómo almacenar líquidos de suspensión 

En el caso de los líquidos de suspensión, son equivalentes a cualquier otro tipo de producto lubricante. Por eso, es necesario que su almacenamiento sea similar. Como norma general se recomienda su consumo antes de los cinco años de la fabricación, teniendo en cuenta que no hay una fecha de caducidad. De hecho, no existe una normativa sobre ello. 

En el caso de los líquidos de suspensión, el almacenamiento debe realizarse en un sitio cerrado y bien ventilado. Si el producto está envasado en bidones, deben colocarse en posición horizontal, con las dos bocas del contenedor paralelas al suelo. Nunca se debe recurrir a restos de botellas, ya que no se puede saber cuánto tiempo llevan ahí y ni siquiera qué es lo que hay dentro. 

Al igual que en el caso de los lubricantes, siempre se debe recurrir a líquidos de frenos y suspensiones de calidad contrastada y adecuados a cada vehículo. La seguridad de sus ocupantes está en juego. 

Comparte en redes sociales:
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on pinterest
Share on email
Share on tumblr

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.
Los campos necesarios están marcados *.
Le recordamos que Este blog es participativo, aunque TOTAL ESPAÑA se reserva el derecho a la revisión y moderación de los comentarios recibidos en el mismo.Para más información, consultar nuestra sección de normas del blog

Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio, de acuerdo a sus hábitos de navegación. Puede obtener más información leyendo nuestra Política de protección de datos y cookies