diésel

Diésel o gasolina, diferencias entre aceites

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (6 votos, promedio: 4,33 de 5)
Cargando…
Comparte en redes sociales:
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on pinterest
Share on email
Share on tumblr

Aceites para diésel o gasolina, seguro que te has preguntado alguna vez si son o no iguales. Total te lo aclara.

¿Cuántas veces has leído en este mismo blog que lo mejor para tu coche es que utilices un aceite adecuado para su motor? Siempre insistimos en esto porque es importante para mantenerlo correctamente y alargar su vida útil. Llegados a este punto, tal vez te preguntes si existe alguna diferencia entre aceites de motor para coches diésel o gasolina.

Elegir el lubricante correcto es muy importante, sobre todo en los motores actuales, que incorporan tecnologías y sistemas cada vez más sofisticados. El caso es que, hoy en día, la inmensa mayoría de los aceites de motor para turismos y vehículos comerciales ligeros se pueden utilizar tanto en motores de gasolina como en motores diésel.

Sin embargo, no siempre ha sido exactamente así. Esa es la razón por la que puedes haber oído hablar alguna vez de aceites para coches diésel o gasolina.

¿Por qué había distintos aceites para diésel o gasolina?

Hasta hace unos años, existían en el mercado gamas de productos específicas de aceites para motores de gasolina o motores diésel. Sin embargo, desde la introducción en 2004 de las nuevas especificaciones ACEA C para los nuevos vehículos, fundamentalmente con sistemas de postratamiento, no existe esa diferenciación para los motores actuales porque ya no la requieren.

Entonces, ¿por qué existían distintas gamas de producto? Pues por dos razones principales: el grado SAE de viscosidad y los aditivos. ¿Y por qué ahora no existen gamas diferenciadas para gasolina y diésel? Entre otras razones, por la introducción de los sistemas de postratamiento, que indujo ciertas mejoras en el diseño de los nuevos productos.

En cuanto a la viscosidad, por norma general los fabricantes de motores diésel recomendaban lubricantes con un grado SAE ligeramente mayor que los aceites de gasolina. Además, los diseños y motores más antiguos requerían productos más viscosos porque las tolerancias y espacios entre las piezas del motor eran mayores que en los motores actuales.

Por otro lado, los lubricantes específicos para motores diésel, como es el caso de los aceites para vehículos pesados, precisan una mayor aditivación de productos detergentes alcalinos que los aceites específicos para motores de gasolina. Gracias a esos aditivos, se neutralizan los ácidos y se evita la formación de depósitos, que ya te hemos contado que es un peligro para el motor. De hecho, los propulsores diésel generan una mayor cantidad de subproductos de la combustión y hollín que el lubricante debe gestionar correctamente.

Los sistemas de postratamiento entran en juego

En cuanto al papel de los sistemas de postratamiento -como el EGR, los catalizadores y los filtros de partículas- en la formulación de los aceites de motor, conviene señalar que, antes de su introducción en el mercado, los lubricantes para motores diésel tenían un mayor nivel de aditivos antidesgaste. Esto era así porque precisaban mayores niveles de azufre y fósforo que los aceites de motor de gasolina para obtener una protección adecuada.

¿Qué ocurre con los sistemas de postratamiento? Que tanto en los motores diésel como en los de gasolina, requieren exactamente lo contrario. Es decir, para funcionar correctamente, el aceite de motor debe contener en su formulación bajos niveles de fósforo, azufre y cenizas sulfatadas. Así que fue necesario ponerse manos a la obra y formular nuevos productos capaces de responder a los distintos retos que se les planteaban.

Entonces, ¿ya no hacen falta aceites distintos para motores diésel y gasolina?

Hoy en día, las formulaciones de los lubricantes se han diseñado y mejorado para que se puedan utilizar indistintamente tanto en motores de gasolina como diésel.

Lo puedes comprobar fácilmente: solo tienes que leer la ficha técnica o la etiqueta del producto para ver que un mismo lubricante satisface muchas y distintas especificaciones de calidad, tanto para vehículos con motores de gasolina como diésel. Esto es así para las normas API, ACEA y homologaciones específicas de los fabricantes (MB, VM, Ford, PSA, Renault…)

Sí que es cierto que, en algunos casos muy particulares, se pueda requerir un lubricante específico y diferenciado. Esto ocurre, por ejemplo, en diseños de motor muy determinados, en motores de corte deportivo o de competición y en vehículos más antiguos. Generalmente, se basará en la especificación ACEA A/B, que cada vez está más en desuso.

Eso sí, ten en cuenta que los vehículos pesados son un caso aparte. Normalmente van equipados con motores diésel que poseen sus propios niveles de calidad. Esto se debe a que deben responder a distintas exigencias, como mayores presiones y temperaturas de trabajo, mayor producción de ácidos procedentes de la combustión, mayores intervalos de cambio… Por esa razón disponen de sus niveles de calidad diferenciados y sus propias gamas de productos específicos.

¿Cómo puedo acertar a la hora de elegir lubricante?

Muy sencillo: consulta el manual de mantenimiento de tu vehículo. Allí encontrarás los detalles sobre el lubricante que debes utilizar, como la viscosidad o el nivel de calidad adecuados. Verás la especificación API, ACEA o bien una homologación específica del propio fabricante para poder guiarte. Seguir las recomendaciones del fabricante evitará errores y problemas derivados del uso de un lubricante no adecuado para tu automóvil. Y, por tanto, mantendrá el motor de tu coche lejos de averías.

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (6 votos, promedio: 4,33 de 5)
Cargando…
Comparte en redes sociales:
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on pinterest
Share on email
Share on tumblr

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.
Los campos necesarios están marcados *.
Le recordamos que Este blog es participativo, aunque TOTAL ESPAÑA se reserva el derecho a la revisión y moderación de los comentarios recibidos en el mismo.Para más información, consultar nuestra sección de normas del blog

Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio, de acuerdo a sus hábitos de navegación. Puede obtener más información leyendo nuestra Política de protección de datos y cookies