hidráulica

Nivel Experto

Dirección hidráulica y pérdidas de aceite: lo que debes saber

11 Feb , 2020  

Comparte en redes sociales:

Te contamos cuáles son las causas de las fugas en la dirección hidráulica y las incidencias más habituales.

¿Recuerdas lo que costaba mover el volante de un coche aparcado hace unos años? Había conductores que prácticamente tenían que tirar de él con las dos manos para girarlo. Comparar esa sensación con la de los vehículos actuales, que prácticamente podrías manejar con un dedo, es realmente sorprendente.

La razón por la que ocurre reside en el sistema de dirección que solían utilizar antes los vehículos y en el que emplean ahora. Se ha pasado de una dirección mecánica, que trabaja directamente con la fuerza que hace el conductor, a los modernos sistemas de dirección asistida. Unos dispositivos que nos facilitan mucho la conducción y se consideran uno de los mayores avances alcanzados en la historia de la automoción. Eso sí, no están exentos de problemas.

Qué son los sistemas de dirección asistida

Los sistemas de dirección asistida son los que nos permiten controlar la trayectoria del vehículo con facilidad. Consisten en un conjunto de mecanismos que trabajan con el objetivo de orientar las ruedas delanteras (o directrices) de tal manera que el conductor pueda controlar la trayectoria del vehículo sin esfuerzo.

Los orígenes de estos sistemas tienen que ver con el ejército. Se concibieron como una aplicación militar que evitara a los conductores esfuerzos físicos importantes al girar el volante de la maquinaria pesada y los camiones. Actualmente, esta innovación se emplea en la práctica totalidad de los vehículos que están en el mercado y supone que los conductores puedan reaccionar mejor ante imprevistos y efectuar con mayor facilidad maniobras a poca velocidad.

Tipos de sistemas de dirección asistida

En la actualidad, se han impuesto tres tipos de sistemas en el mercado: hidráulicos, electrohidráulicos y exclusivamente eléctricos o electrónicos. Estos últimos ganan cada vez más popularidad porque pesan menos que los otros y su consumo energético es más eficiente.

En los sistemas hidráulicos, una bomba conecta directamente con el motor a través de una correa auxiliar. Su funcionamiento se basa en el paso del fluido por el pistón de la bomba, que aumenta y equilibra la presión cuando el conductor inicia o detiene el movimiento del volante.

Los sistemas electrohidráulicos funcionan de manera similar, pero utilizan un motor eléctrico para mover la bomba hidráulica. Por su parte, los sistemas electrónicos montan un sistema más sencillo de doble piñón, encargado de aplicar la fuerza necesaria para que el vehículo gire con mayor suavidad.

¿Cuáles son las averías más comunes de los sistemas de dirección?

Esta pregunta se responde con un “depende”. De hecho, los problemas varían en función del tipo de sistema que equipe el vehículo.

Por ejemplo, en el caso de los hidráulicos y los electrohidráulicos, las averías habituales tienen que ver con la rotura de la correa auxiliar, fugas de fluidos o presencia de impurezas en los mismos.

Por su parte, los electrónicos también tienen sus propios problemas, aunque las causas varían. Por ejemplo, el fallo en el sensor del par provoca que el vehículo se quede sin asistencia de vez en cuando. Además, los ruidos continuados en la cremallera o la pérdida de la comunicación dentro del sistema eléctrico se encuentran entre las incidencias más habituales.

La reacción hidráulica entra en juego

En el caso de las direcciones hidráulicas, que son las más comunes, una de las desventajas que presentan es la pérdida de la sensación de contacto con la carretera. Esto dificulta la conducción, sobre todo a alta velocidad, ya que no existe una correspondencia directa entre el esfuerzo que se realiza sobre el volante y el de las ruedas.

La reacción hidráulica es una solución que mejora este comportamiento. Cuando una dirección con asistencia hidráulica se equipa con un dispositivo de reacción hidráulica, al mover el volante se conduce aceite a alta presión a la superficie de un émbolo que dificulta el desplazamiento de la válvula de distribución de su posición neutral.

Así, los esfuerzos en el volante aumentan de manera proporcional a la presión del aceite. De esta manera, el conductor puedes sentir el esfuerzo para mover la dirección, aunque de manera reducida, y mantener la sensación de contacto con la carretera. Es decir: este dispositivo de reacción hidráulica aumenta intencionadamente los esfuerzos en el volante.

Averías de las direcciones hidráulicas

Tal y como comentábamos más arriba, las principales averías de las direcciones hidráulicas están relacionadas con el líquido de la dirección. De hecho, si nos quedamos sin nivel de este fluido, se podría provocar un grave problema. También es muy importante prestar atención a la pureza del líquido y tener mucho cuidado al rellenarlo, evitando la intrusión de cuerpos extraños. Por estas razones, es clave reemplazar el líquido según las recomendaciones del fabricante.

Los motivos por los que se puede originar una fuga de aceite en estos sistemas son variados. Relacionados con el distribuidor, nos encontramos con juntas tóricas y retenes defectuosos o incluso rotura de este dispositivo. También puede darse defectos en conexiones de tubos, así como en retenes y juntas tóricas del cilindro. Incluso una rotura de la carcasa puede dar lugar a una fuga de aceite.

Mantener correctamente el sistema de dirección del vehículo es fundamental para la seguridad. Utilizar productos de calidad y realizar las revisiones cuando indica el libro de mantenimiento del vehículo es lo mejor que puede hacer para mantener todo bajo control.

Comparte en redes sociales:

,

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (2 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.
Los campos necesarios están marcados *.
Le recordamos que Este blog es participativo, aunque TOTAL ESPAÑA se reserva el derecho a la revisión y moderación de los comentarios recibidos en el mismo.Para más información, consultar nuestra sección de normas del blog (http://totalblog.es/normas-de-participacion-blog-total/ )

*

*

Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio, de acuerdo a sus hábitos de navegación. Puede obtener más información leyendo nuestra Política de protección de datos y cookies