UTTO

Lubricantes UTTO y STOU, los todoterreno para agricultura

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (5 votos, promedio: 1,80 de 5)
Cargando…
Comparte en redes sociales:
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on pinterest
Share on email
Share on tumblr

Los lubricantes UTTO y STOU facilitan (mucho) la labor a la hora de lubricar un tractor.

¿Te has preguntado alguna vez cómo es la lubricación de un tractor? Sí, sí. Cómo hacer que esas máquinas agrícolas que cada día trabajan para darnos de comer sean capaces de hacerlo. “Pues se le pondrá aceite en el motor y listo”, pensarás. Pues no. No es tan sencillo. De hecho, un tractor tiene más elementos que necesitan de un buen aceite de los que sospechas.

Efectivamente, los puntos principales de un tractor que necesitan lubricación son el motor, la caja de cambios, las reducciones finales en cada rueda, los puentes (delantero y trasero), las tomas de fuerza, el sistema de elevación hidráulico y el sistema de frenos húmedo. Todo eso, sin tener en cuenta las zonas donde lleva grasa y otras lubricadas con aceites especiales.

Todo un reto, ¿verdad? Lo cierto es que lubricar un tractor puede ser complicado. Para tantos puntos con características diferentes harían falta muchos productos, con las complicaciones de almacenamiento que eso conlleva. Y no solo eso: también aumenta riesgo de equivocaciones al elegirlos. Son errores que pueden conducir a una avería.

Ya hace años que los ingenieros intentan unificar la lubricación del tractor para reducir al mínimo el número de lubricantes que se deben utilizar. No es fácil, pero, como sabes, nos gustan los retos.

Cómo lograr un aceite todoterreno

El objetivo consiste en que un mismo lubricante cuente con todas las propiedades necesarias para ejercer su labor en varias zonas. Esto se logra mediante aditivaciones y el control de las viscosidades. De esta manera, cada elemento podrá recibir la lubricación más adecuada a sus circunstancias.

Para lograrlo, es necesario añadir al aceite aditivos que controlen la fricción, especialmente dirigidos a la zona de frenos y discos de embrague húmedos. De esta manera se proporciona una lubricación adecuada, que evita que se produzcan chirridos al frenar. En algunos casos incluso habrá puentes autoblocantes que, a su vez, requieren de aditivos especiales que faciliten un buen funcionamiento.

No debemos olvidar la tolerancia al agua: está muy presente en el ambiente en el que trabaja un tractor, algo que puede provocar que se produzcan sedimentos. Estos, a su vez, pueden dar lugar a obturaciones en los filtros. Al mismo tiempo, será necesario aportar al producto una alta protección antidesgaste, debido a la presencia de engranajes y bombas en los sistemas.

Con todas estas ideas de protección nacieron hace ya muchos años, los aceite UTTO (Universal Transmission Tractor Oil), es decir, los aceites universales para las transmisiones de los tractores. Con ellos, se protegían las transmisiones, los sistemas de elevación hidráulica, los sistemas de embragues y los frenos húmedos.

Posteriormente, para ayudar al tractorista a simplificar aún más la lubricación de su maquinaria, nacieron los STOU (Super Universal Tractor Oil), que a las anteriores funciones de lubricación añadía la de poder ser utilizado como aceite de motor.

Las necesidades de cada punto

Dicho así parece fácil, ¿verdad? Lo cierto es que el desarrollo de estos productos conlleva la utilización de un paquete de aditivos que debe estar muy bien balanceado.

En la siguiente tabla podemos ver algunas de las necesidades que tiene cada elemento:

Para responder a todo esto se necesitaba utilizar aditivos que pueden contener altas concentraciones de azufre y fósforo, así como producir concentraciones altas de cenizas, lo cual no representaba un problema.

De esta manera, los tractoristas podían acceder a dos soluciones aprobadas por los fabricantes de tractores y cosechadoras:

– Utilizar dos lubricantes: un aceite para el motor y un aceite para las traseras (el UTTO), que es donde se lubricaba el resto de los elementos.

– O utilizar un solo lubricante (el STOU) en el motor y la trasera.

Hay que tener en cuenta que no siempre se puede dar esta unificación. Por ejemplo, en los tractores rígidos hay un único cárter para las transmisiones y los puentes, lo que permite utilizar bien un aceite UTTO para las traseras o bien directamente el STOU, que también se puede emplear en el motor. Sin embargo, en los tractores articulados y en la maquinaria de construcción no ocurre lo mismo.

En este último caso, pueden existir diferenciales con depósitos que van separados del resto. Así, en algunos casos se utiliza un aceite para los puentes que tiene viscosidades diferentes: un SAE 80w90 o un 85W140, siempre API GL-5 con o sin aditivos LS (de deslizamiento limitado para autoblocantes).

En un próximo artículo te contaremos algunas cosas más sobre los aceites UTTO y también cómo afectan las normas EURO STAGE a estos productos.

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (5 votos, promedio: 1,80 de 5)
Cargando…
Comparte en redes sociales:
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on pinterest
Share on email
Share on tumblr

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.
Los campos necesarios están marcados *.
Le recordamos que Este blog es participativo, aunque TOTAL ESPAÑA se reserva el derecho a la revisión y moderación de los comentarios recibidos en el mismo.Para más información, consultar nuestra sección de normas del blog

Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio, de acuerdo a sus hábitos de navegación. Puede obtener más información leyendo nuestra Política de protección de datos y cookies