Transmisión

Nivel de aceite de transmisión bajo, causas y consecuencias

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (3 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…
Comparte en redes sociales:
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on pinterest
Share on email
Share on tumblr

Es conveniente que, de vez en cuando, prestes algo de atención al nivel de aceite de tu transmisión, porque puede avisarte de que algo no va bien.

Cuando la transmisión de tu automóvil tiene una cantidad correcta de lubricante y está en buenas condiciones, este fluido circula adecuadamente por todo el conjunto y lubrica correctamente, reduciendo la fricción de los componentes y protegiendo los materiales y los órganos de la transmisión contra el desgaste y la corrosión.

Además, particularmente, en las transmisiones automáticas, un lubricante adecuado y con el nivel correcto permitirá mantener una presión adecuada en el circuito, lo que permitirá que los cambios de velocidades se produzcan de una forma suave y precisa.

¿Por qué baja el nivel de lubricante de la transmisión?

La causa más probable y frecuente por la que el nivel de lubricante disminuye es debido a una fuga de aceite.

Estas fugas suelen deberse a alguna junta defectuosa, el tapón de drenaje – si lo hubiera – está flojo o mal apretado, o bien la carcasa de la transmisión tenga alguna fisura o daño.

Si la fuga es muy pequeña, hasta el momento de repararla, basta con vigilar el nivel y rellenar en caso necesario. Eso sí, en la mayoría de los casos conviene reparar la fuga lo antes posible.

¿Cómo puedo detectar una fuga de lubricante en la transmisión?

Generalmente, este problema es fácil de detectar.

Basta con ver si aparecen gotas o manchas de aceite justo debajo de la transmisión de nuestro vehículo. Si alguna vez las ves, es muy probable que tu coche tenga una fuga de aceite.

En las transmisiones manuales, el lubricante suele ser de un color bastante parecido al del aceite motor (ocre o marrón claro), por lo que es más difícil distinguir si una mancha de aceite debajo del coche es debida a una fuga de aceite del motor o de la transmisión.

En las transmisiones automáticas, sin embargo, los lubricantes suelen tener un color bastante distinguible (suelen ser de color rojo intenso, pero dependiendo del fabricante puede tener otros colores; azul, verde, etc.). Esto se debe a que se añade un tinte especifico a este tipo de lubricante, precisamente para poder detectar fugas fácilmente, en el caso de algún problema en la transmisión.

¿Qué sucede si el nivel de lubricante de la transmisión es bajo?

Por lo general, existen muchas señales que nos indican cuando el nivel de lubricante de la transmisión es bajo.

En todo caso, lo primero que debes verificar es que el nivel de aceite de la transmisión es correcto y de paso, también puedes aprovechar para comprobar el estado del fluido. Si notas que el aceite de la transmisión tiene un color muy oscuro o casi negro, es posible que exista un problema.

Independientemente del tipo de transmisión, sea manual o automática, un bajo nivel de lubricante va a provocar una menor refrigeración de los componentes lo que conllevará un notable aumento de la temperatura de funcionamiento.  Si se alcanzaran temperaturas muy altas y de forma mantenida, es posible que percibas un fuerte olor a aceite quemado o algo de humo procedente de la zona de la transmisión.

Si conduces un automóvil con una transmisión manual y el nivel de. lubricante es bajo, te resultará muy difícil cambiar de marcha, hasta el punto de que quizás no seas capaz de engranar alguna de ellas. Así mismo, un bajo nivel de aceite puede provocar un desgaste excesivo de los sincronizadores lo que puede propiciar que alguna marcha se desengrane espontáneamente.

Si tu vehículo cuenta con una transmisión automática, un bajo nivel de lubricante ocasionara fundamentalmente un retraso en el cambio de velocidades.

Este retraso se debe a que no tendremos suficiente presión de aceite en el circuito de lubricación de la misma. Con un bajo nivel de lubricante, la transmisión precisará de a dos o tres segundos para crear una presión suficiente para efectuar los cambios de marcha.

En funcionamiento normal, una transmisión automática debe ser silenciosa y suave para el conductor. Pero si empiezas a escuchar ruidos de traqueteo o un golpeteo rítmico mientras alguna marcha está engranada es posible que exista un problema con el convertidor de par debido a un bajo nivel de aceite.

Como puedes ver, el fluido de la transmisión es esencial para el correcto funcionamiento de tu vehículo.

Si tienes que cambiarlo en algún momento, recuerda elegir lubricantes de calidad y adecuados a las características de tu transmisión. Te ayudará a mantenerla en plena forma durante más tiempo y te permitirá ahorrarte sustos y averías.

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (3 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…
Comparte en redes sociales:
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on pinterest
Share on email
Share on tumblr

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.
Los campos necesarios están marcados *.
Le recordamos que Este blog es participativo, aunque TOTAL ESPAÑA se reserva el derecho a la revisión y moderación de los comentarios recibidos en el mismo.Para más información, consultar nuestra sección de normas del blog

Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio, de acuerdo a sus hábitos de navegación. Puede obtener más información leyendo nuestra Política de protección de datos y cookies