Normativas

Normativas de fabricantes o cómo poner orden en los aceites de motor

16 Abr , 2019  

Comparte en redes sociales:

Las marcas imponen ciertos estándares que deben cumplir los lubricantes.

“Tú pasas”. “Tú no pasas”. Es posible que hayas observado alguna vez esta escena a las puertas de una discoteca. Pues algo similar ocurre con los aceites de motor: unos pasan los tests de los fabricantes de vehículos y otros no. A diferencia de las salas de fiestas, en el caso de los lubricantes es la calidad la que establece cuál es apto para utilizar en ciertos motores y cuál no. Estos estándares están especificados en las distintas normativas de los fabricantes de vehículos sobre aceites.

Los constructores europeos de vehículos desarrollan sus propias normas para homologar lubricantes. Cada una de ellas marca un nivel de calidad capaz de proteger al máximo los motores que cumplen determinadas condiciones particulares de funcionamiento. Así, los fabricantes diseñan una serie de pruebas en laboratorio y en carretera para comprobar que un lubricante realmente entrega prestaciones que superen un mínimo establecido.

Con el paso del tiempo y la evolución de los propulsores, los fabricantes van estableciendo nuevas normativas hasta obtener un conjunto de ellas. Así, cada una responde a las necesidades de una determinada generación motores. En el caso de los fabricantes europeos, esas normativas se pueden relacionar directamente con las normas de emisiones EURO, ya que aportan cada vez menores niveles de consumo de carburante y emisiones.

 

¿Hay algún ejemplo que ayude a entender esto de las normativas?

Por supuesto. Vamos a tomar el ejemplo del fabricante PSA para comprender mejor todo esto. A continuación, verás distintas normas fijadas por esta empresa y su correspondencia:

– Norma B71 2300: se trata de un aceite SAE 10W-40, que sirve para motores diésel y gasolina atmosféricos anteriores a la norma de emisiones EURO IV.

– Norma B71 2296: en este caso es un aceite SAE 5W-0, para motores gasolina y diésel, atmosféricos o no. Normalmente cumplen Euro IV. Como en el caso anterior, no se pueden utilizar en motores diésel con filtro de partículas, dado que se obturarían porque no son lubricantes Low SAPS. Esta norma y la anterior no trataban el ahorro de carburante.

– Norma B71 2290: este aceite SAE 5W-30 es utilizable en los motores de gasolina y diésel con aspiración natural o con turbo. Incluye los vehículos con FAP (filtro de partículas). Se emplea en los vehículos que cumplen la norma de emisiones EURO V, ya que su SAE proporciona un ligero ahorro de combustible en comparación con aceites de las normas anteriores.

– Norma B71 2312: se aplica a un aceite SAE 0W-30, equiparable al lubricante anterior, pero que proporciona un mayor ahorro de combustible y ayuda al vehículo a cumplir la norma EURO VI. En los vehículos para los cuales se recomienda no se puede utilizar un 5W-30 con la anterior norma. Se emplea en motores gasolina y diésel.

– Norma B71 2010: bajo este estándar se utiliza un aceite de SAE 0W-20. Solo se aplica en Europa y responde a una actualización de la norma EURO VI que afecta a algunos motores que han ido saliendo. Su uso permite una fuerte reducción del consumo de combustible en comparación con aceites anteriores.

 

¿Cómo influyen las diferencias entre motores?

Las diferencias entre los motores a los que aplican las distintas normativas se encuentran en las tecnologías aplicadas a los vehículos, en el propio diseño de los propulsores y en la inyección, especialmente en la programación que se realiza para su avance. También en los tiempos de apertura y cierre de válvulas, las presiones de la inyección de combustible, las preinyecciones, etc.

En algunos casos nos podemos encontrar que la norma que se aplica a un aceite cambia para un mismo motor, en función del año o del mes en que fue fabricado. Esto se debe a la reprogramación de las centralitas de la inyección.

Ya has visto cómo un mismo aceite no nos sirve para todos los motores, sobre todo en este caso, con una evolución de normas que abarca casi 40 años de innovación en motores y estándares de emisiones. En un próximo artículo te explicaremos qué otras características evolucionan con estas normas.

Comparte en redes sociales:

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (4 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…

2 Responses
  1. J ROSADO dice:

    muy instructive coom siempre…

  2. Muy buena esa comparativa de la discoteca jajaja, buen post.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.
Los campos necesarios están marcados *.
Le recordamos que Este blog es participativo, aunque TOTAL ESPAÑA se reserva el derecho a la revisión y moderación de los comentarios recibidos en el mismo.Para más información, consultar nuestra sección de normas del blog (http://totalblog.es/normas-de-participacion-blog-total/ )

*

*

Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio, de acuerdo a sus hábitos de navegación. Puede obtener más información leyendo nuestra Política de protección de datos y cookies