Mercedes-Benz

Mercedes-Benz, normativas de refrigerantes (1)

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (3 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…
Comparte en redes sociales:
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on pinterest
Share on email
Share on tumblr

Mercedes-Benz, este constructor de vehículos también marca la calidad que deben tener los productos para sus motores. Te lo explicamos.

Los fabricantes de vehículos invierten muchos recursos para desarrollar coches con un rendimiento cada vez mejor. Seguro que ves cada día en prensa un nuevo modelo con alguna ventaja adicional en términos de aceleración, consumo, ecología o cualquier otra tecnología. Lograr cada uno de esos avances requiere un gran esfuerzo. Así que es totalmente comprensible que las marcas sean muy exigentes con los productos que se utilizan en los motores de sus vehículos.

Si además hablamos de una marca premium como Mercedes-Benz, podemos tener claro que el listón va a estar especialmente alto. Esto se debe a que el rendimiento de sus vehículos depende en gran medida de la calidad de los productos que emplean. Este es el caso del líquido refrigerante, cuya misión ya sabes que resulta fundamental para el rendimiento del motor porque mantienen su temperatura en un nivel óptimo.

De esta manera -y al igual que ocurre con otros fabricantes- Mercedes-Benz se preocupa por la calidad de los refrigerantes que se utilizan en sus vehículos. Así, este constructor incluye en sus normas de calidad productos de distintos niveles, en función de las tecnologías de aditivos aprobadas y la evolución de las normativas.

Lo que ocurre con Mercedes-Benz es que presenta una diferencia con otros fabricantes en este sentido: establece normas específicas para los productos concentrados, que siempre deberán mezclarse con agua de calidad. En este caso, estaríamos hablando de la homologación MB 325.x.

Productos preparados y concentrados

Es necesario, en este punto, diferenciar esos productos concentrados de los preparados. En el caso de estos últimos, se trata de fluidos de uso directo que cumplirían normas del tipo 326.x. Estos nunca se deben mezclar con agua porque ya están listos para su utilización.

En este sentido, si necesitas rellenar anticongelante, deberás utilizar siempre el producto preparado sin añadirle agua, ya que disminuirías su concentración. Y debes recordar que en estas operaciones no debes utilizar el producto concentrado porque causarías el efecto contrario. Y ya sabes que en el equilibrio está la virtud.

De hecho, el refrigerante concentrado no se puede utilizar directamente en un motor porque se recalentaría. Esto se debe a que estarías empleando prácticamente un glicol puro con una baja capacidad de refrigeración. Además, la bomba tendría problemas para mover el producto, lo que aceleraría el calentón del motor.

La mezcla adecuada

Normalmente, los refrigerantes preparados presentan una concentración del 50%, con un punto de congelación que ronda los -37ºC. ¿Por qué se realiza así la mezcla? Pues porque es la manera de obtener las características que buscamos en cualquier refrigerante:

– Un alto punto de ebullición: ya te lo hemos contado alguna vez, cuanto más alto sea, más calor sacaremos del sistema. Aunque es cierto que el agua saca calor, situar el punto de ebullición por encima de los 100 ºC solo es posible si mezclamos el agua con glicol. Recuerda: el agua a 100 grados se evapora.

– Un punto de congelación bajo: el agua y el glicol se congelan a temperaturas superiores a -10º C. Sin embargo, si los mezclamos podremos disminuir ese punto de congelación en función de la concentración de glicol. Eso sí, no podríamos utilizar solo glicol porque es el agua la que expulsa el calor del motor. Así que es necesario realizar una mezcla adecuada de los dos productos.

– Un porcentaje de aditivos adecuado: de esta manera, el producto final tiene el nivel adecuado de aditivación para proteger correctamente el sistema de refrigeración del vehículo. Precisamente la X de estas normas está relacionada con el tipo de tecnología de aditivación anticorrosiva utilizada y los productos anticorrosivos que prohíbe la norma.  

En un próximo artículo te hablaremos más en profundidad sobre los distintos tipos de aditivos anticorrosión que se utilizan y qué tecnología se emplea en cada una de las normas que establece Mercedes-Benz. También algunos consejos para la protección de los motores de los distintos automóviles y cómo son las recomendaciones en el caso de los vehículos pesados.

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (3 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…
Comparte en redes sociales:
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on pinterest
Share on email
Share on tumblr

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.
Los campos necesarios están marcados *.
Le recordamos que Este blog es participativo, aunque TOTAL ESPAÑA se reserva el derecho a la revisión y moderación de los comentarios recibidos en el mismo.Para más información, consultar nuestra sección de normas del blog

Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio, de acuerdo a sus hábitos de navegación. Puede obtener más información leyendo nuestra Política de protección de datos y cookies