SAE

De SAE 5W-30 a SAE 0W-20: así avanzan los aceites de motor

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (21 votos, promedio: 1,95 de 5)
Cargando…
Comparte en redes sociales:
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on pinterest
Share on email
Share on tumblr

¿Sabes por qué los lubricantes para coches son cada vez más fluidos? Es por la SAE, te lo contamos. 

Es posible que, en los últimos años, hayas notado un cambio en los aceites de motor que recomiendan los constructores de coches. Concretamente, habrás notado que los números alrededor de la letra W -que, como sabes, son los que indican el grado SAE del lubricante- han cambiado.  

Esta variación no es un simple capricho o una moda pasajera. Al contrario: es una de las claves que hace que los coches, hoy en día, ahorren más combustible y emisiones que nunca. Esta es la razón por la que, poco a poco, los productos SAE 5W-30 van dando paso a otros SAE 0W-20

Una normativa cada vez más estricta 

La normativa sobre emisiones contaminantes de los vehículos se ha vuelto especialmente estricta en los últimos años. La evolución de las normas EURO, que ha llevado de la Euro 4 a la Euro 6, ha supuesto para los constructores de vehículos tener que disminuir progresivamente el consumo de carburante en sus modelos. También introducir nuevas tecnologías de tratamiento de los gases de escape. 

En realidad, la Unión Europea buscaba, con esta evolución de las normas Euro, que los constructores de coches alcanzaran dos objetivos: 

Disminución de las emisiones de CO2: como resultado de la combustión que se produce. El valor máximo de la norma en los vehículos vendidos en 2020 es de 95 gramos por kilómetro. El objetivo consiste en bajarlas más de un 50% en los próximos años. Esto obliga directamente a fabricar coches con menores consumos de carburante. También a producir modelos híbridos o eléctricos. 

Disminución de las emisiones de productos peligrosos para la salud: hablamos de hidrocarburos volátiles, partículas, óxidos de nitrógeno y monóxido de carbono. Todas ellas son controladas por la norma EURO. Esto obliga a utilizar dispositivos como catalizadores, filtros de partículas o EGR en el escape, de manera que esos productos que afectan a nuestra salud se eliminen al máximo posible. 

La respuesta de los constructores de coches 

Para que los vehículos cumplieran esas normas de emisiones cada vez más estrictas, los constructores tuvieron que introducir novedades en su diseño: aerodinámica, uso de materiales más ligeros para disminuir el peso, modificaciones en los sistemas de entrada de aire, inyección de combustible e incluso en la propia cámara de combustión – turbo en motores de gasolina, inyecciones directas y multipunto-. En este proceso, se apoyaron en los conocimientos de sus proveedores. 

En el caso de los fabricantes de lubricantes, nuestros conocimientos se basan en la viscosidad y en el uso de aditivos. Hace mucho tiempo que las investigaciones que se realizan en nuestros centros de desarrollo indican que a menor viscosidad, menor esfuerzo se necesita para mover las piezas y, por tanto, menos consumo de energía. Eso sí, siempre que sea suficiente para separar las piezas entre sí y evitar desgastes. Por tanto, la reducción de la viscosidad debe darse en los motores que lo permitan. 

Eso es lo que ha sucedido en los últimos años, en los que han aparecido motores más pequeños y de menores cilindradas que, sin embargo, aportan la misma potencia. Esto produce que las holguras sean más pequeñas y se necesiten lubricantes más fluidos que puedan moverse por ellas. Un aceite muy viscoso no podría hacerlo, dando lugar a desgaste y averías. 

Así evolucionó la SAE de los lubricantes 

Esta es la razón por la que, cuando nos fijamos en los libros de mantenimiento de los últimos diez años, vemos que han ido pasando las recomendaciones de los lubricantes por diferentes SAE: 5W-40, 5W-30, 0-W30, 5W-20 y 0W-20. Incluidos los 0W-16. 

En los Euro 4 y 5 vimos cómo se empezó a generalizar el uso de los aceites 5W-30. Ya al final de la Euro 5, algunos fabricantes recomendaban usar lubricantes 0W-30. Actualmente, con la Euro 6, se recomiendan los productos 0W-20 para los nuevos motores que aparecen en el mercado. Unos aceites que ya se indicaban con anterioridad para algunos vehículos híbridos. Incluso hemos visto alguna recomendación de SAE 0W-16 para algunos vehículos procedentes de Asia, especialmente japoneses. 

Toda esa evolución ha supuesto un aumento del ahorro de combustible en los vehículos. En la siguiente tabla podemos ver el ahorro de combustible obtenido en condiciones de ensayo para un motor donde se usan varias SAE. 

SAE Ahorro de carburante A los 30.000 kms A los 20.000 kms 
15W40 0 % 0 litros 0 litros 
10W40 0,9 % 18,9 litros 12,6 litros 
5W40 1,41 % 29,6 litros 19,7 litros 
5W30 2,6 % 48,3 litros 36,4 litros 
0W30 3% 63 litros 42 litros 
Ahorros de combustible mínimo respecto a un lubricante SAE 15w40, para cambios de lubricante de  20.000 o 30.000 kms. Test realizado en un vehículo que consuma 7 litros cada 100 kms 

Como puedes observar, la variación de la viscosidad a productos más fluidos va aumentando el ahorro de combustible obtenido (para este caso en concreto y con el consumo de carburante indicado).  

Para realizar esos cambios de viscosidad ha sido necesario variar las bases de aceite del producto. En este ejemplo se ha pasado de un aceite mineral 15W-40 a uno sintético 0W-30. También han cambiado las aditivaciones antidesgaste, detergente…-. En el caso de estas últimas, para evitar problemas con los sistemas de tratamiento de gases que hemos comentado al principio. 

Esta evolución ha llevado también a cambios en algunos elementos del sistema, como las bombas de aceite. Estos componentes han evolucionado porque no es lo mismo mover un aceite 15W-40 que un 0W-20. Los engranajes de la bomba son lubricados por el aceite al pasar por ella. Si moviéramos el 0W-20 con la bomba que utilizan los coches en los que se emplea el 15W-40, se desgastaría rápidamente. 

El diseño de un motor afecta a todos los elementos que tienen relación con él: los turbo, las bombas de aceite, los sistemas de inyección… Y, por supuesto, los lubricantes. Por eso, la evolución de la SAE de los aceites de motor responde, obligatoriamente, a las evoluciones del conjunto del motor, escape incluido. Y también por esa razón es tan importante que elijas siempre productos de calidad y adecuados a tu vehículo para alargar su vida útil. 

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (21 votos, promedio: 1,95 de 5)
Cargando…
Comparte en redes sociales:
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on pinterest
Share on email
Share on tumblr

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.
Los campos necesarios están marcados *.
Le recordamos que Este blog es participativo, aunque TOTAL ESPAÑA se reserva el derecho a la revisión y moderación de los comentarios recibidos en el mismo.Para más información, consultar nuestra sección de normas del blog

Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio, de acuerdo a sus hábitos de navegación. Puede obtener más información leyendo nuestra Política de protección de datos y cookies