tracción

Tracción total y diferencial en vehículos pesados: así funcionan (1)

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (11 votos, promedio: 3,18 de 5)
Cargando…
Comparte en redes sociales:
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on pinterest
Share on email
Share on tumblr

Estos elementos de la tracción permiten que cada rueda gire a la velocidad que debe. Te lo explicamos.

¿Lo has notado alguna vez? Estás conduciendo y ,de pronto, notas que una rueda se desliza. Esto es algo habitual cuando circulas por carreteras de tierra y encuentras barro. No es fácil salir de él, de hecho, en muchas ocasiones hace falta pedir ayuda. Sobre todo si el vehículo del que hablamos es un camión, maquinaria de obra pública o un tractor.

¿Por qué ocurre esto? Porque tu vehículo ha perdido tracción. Es decir: la potencia que entrega el motor y controla la caja de cambios llega a las ruedas, pero estas se deslizan patinando. Así que se pierde la energía de la rueda que está metida en el barro. Algo parecido sucede cuando enterramos alguna de ellas en la nieve.

No todos los vehículos cuentan con sistemas de bloqueo de ruedas. De todas formas, muchos vehículos pesados -como camiones y maquinaria de obra pública-, además de algunos coches y furgonetas, cuentan con estos dispositivos, que permiten controlar que la potencia se utilice en aquella rueda -o ruedas- que sí tienen tracción. Es decir: en aquellas que no patinan por culpa del barro o la nieve. Conseguirlo o no depende de un componente de la transmisión que se llama diferencial.

Cómo funciona el diferencial

Concretamente, el diferencial es el elemento que se encarga de llevar la potencia transmitida hasta las ruedas. Lo hace cambiando la dirección de rotación en 90 grados.

El eje que sale de la caja de cambios llega a una caja que denominamos diferencial y hace girar un engranaje que recibe el nombre de piñón. Este piñón entra en contacto, a su vez, con otro engranaje que se llama corona, provocando que la velocidad de giro disminuya. El resultado de todo esto es que la energía que transmite el eje de salida de la caja de cambios se transforme en fuerza para mover el vehículo.

¿Qué ocurre? Que esto no es suficiente para circular. Si solo se utilizara este sistema, las dos ruedas girarían a la misma velocidad. Y esto, en una curva, sería un auténtico problema, ya que en estas situaciones necesitamos que cada rueda gire de manera independiente.

Visualiza por un momento tu vehículo tomando una curva cerrada: ¿a que la rueda que está en el interior de la curva recorre menos distancia que la situada en el exterior? Esta es la razón por la que necesitarás que una gire más rápidamente que otra.

¿Significa esto que, al circular recto, las ruedas giran cada una a una velocidad diferente? En absoluto. El sistema está diseñado para obtener lo que necesitamos en cada momento.

El diferencial es el que permite que las ruedas giren de manera independiente y lo hace mediante el uso de engranajes. Esto quiere decir que cada eje de rueda finaliza en un engranaje que se llama planetario y está en contacto, a su vez, con otro que se llama satélite y que va unido a la corona. En línea recta, todos están unidos. Pero al llegar a una curva, los planetarios pueden girar a velocidades distintas.

¿Y qué pasa cuando la rueda no está en contacto con el suelo?

Para aprovechar la energía que genera el motor y transformarla en movimiento, necesitamos que la rueda esté en contacto con el suelo. En caso contrario, se perdería porque no podríamos obtener la tracción necesaria.

Para evitar este problema, lo que se hace es transmitir la energía a la rueda que sí tiene tracción. Así, el bloqueo de la rueda que gira libremente permite que esa energía no se pierda y se transmita hacia otra. Esa transmisión puede ser total o parcial, en función de si el bloqueo se da o no al 100%.

En un próximo artículo te hablaremos sobre los tipos de diferenciales bloqueantes que existen y cómo es el lubricante que necesitan para funcionar correctamente.

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (11 votos, promedio: 3,18 de 5)
Cargando…
Comparte en redes sociales:
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on pinterest
Share on email
Share on tumblr

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.
Los campos necesarios están marcados *.
Le recordamos que Este blog es participativo, aunque TOTAL ESPAÑA se reserva el derecho a la revisión y moderación de los comentarios recibidos en el mismo.Para más información, consultar nuestra sección de normas del blog

Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio, de acuerdo a sus hábitos de navegación. Puede obtener más información leyendo nuestra Política de protección de datos y cookies