gas

Nivel Experto

Vehículos a gas, la alternativa al carburante que debes conocer

10 Dic , 2019  

Comparte en redes sociales:

Estos automóviles de gas ahorran emisiones y tienen ciertas peculiaridades. ¿Sabes cuáles son?

Seguro que has oído hablar de ellos. Los vehículos con motores de gas son una alternativa real a los convencionales capaz de reducir las emisiones y el gasto en combustible. Los hay tanto ligeros como pesados y utilizan distintos tipos de gas para funcionar.

Los gases que utilizan son el GLP (gas licuado del petróleo), el GNC (gas natural comprimido) y el hidrógeno. Este último se emplea en automóviles con pila de combustible y motor eléctrico. Aunque ya existen algunos modelos en el mercado, esta tecnología todavía no se ha desarrollado plenamente. Por eso nos vamos a centrar en los más habituales, que son los vehículos a GLP y GNC.

¿Qué diferencias hay entre GLP y GNC?

Aunque tengan un nombre similar, el GLP y el GNC presentan ciertas diferencias en su composición. En el caso del GNC, que se conoce también como gas natural vehicular, se trata de gas natural procedente de los pozos de petróleo comprimido a alta presión, por encima de los 200 bares. Está compuesto principalmente por metano. Por su parte, el GLP presenta principalmente propano y butano en su composición.

La energía que proporcionan los dos gases equivale a la de los combustibles líquidos. Lo que ocurre es que, al ser quemados como gas, su densidad es menor. Esto supone la utilización de unos depósitos de mayor tamaño si se almacenan en forma de gas. Si están comprimidos, el volumen necesario disminuye. Cuando decimos que un gas es licuado nos referimos a que ese gas se ha pasado a estado líquido para almacenarlo, después de una compresión.

A efectos prácticos, podemos decir que un litro de diésel equivaldría a cinco de GNC o a 1,8 litros de GLP. Para quemar estos gases se emplea una bujía, por eso la adaptación de un vehículo ligero con motor de gasolina para que pueda utilizarlos es relativamente rápida.

Entre las principales ventajas de los vehículos a GLP o GNC se encuentra el hecho de que, al quemarse, producen menos emisiones de CO2. El ahorro estimado en este sentido es del 22%. Además, apenas tienen azufre y forman menos óxidos de nitrógeno (NOx).

¿Qué aplicaciones existen en vehículos de gas?

Los vehículos ligeros pueden funcionar tanto con GLP como con GNC. Utilizan para ello motores denominados bifuel, ya que necesitan un propulsor capaz de funcionar tanto con el gas como con gasolina. Aunque son ligeramente más caros, tienen la ventaja de producir menos emisiones de óxidos de nitrógeno (NOx) y dióxido de carbono (CO2).

Por eso se consideran vehículos ECO, al menos hasta que entren en vigor las normas de emisiones futuras, que podrían dejarlos fuera. Si se introdujera alguna solución de hibridación, estos automóviles podrían mantenerse dentro de ellas, aunque esto encarecería su precio al tener que añadir un motor eléctrico y una batería.

Todo esto se aplica también a los motores de los vehículos pesados, aunque en este caso su horizonte parece más claro gracias a un componente clave: el bajo precio del gas puede marcar la diferencia al reducir los costes de operación de las flotas. Se calcula que, con unos 100 euros, se podrían recorrer unos 300 km. En cualquier caso, el principal obstáculo que se encuentra esta tecnología es que todavía no hay un número elevado de estaciones de servicio que sirvan GNC, el gas que utilizan principalmente los vehículos pesados.

¿Y qué pasa con el aceite?

¿Creías que íbamos a dejar pasar la oportunidad de hablar sobre nuestro tema favorito? En absoluto: también te vamos a hablar sobre el aceite que utilizan los vehículos a gas. Lo cierto es que, básicamente, no hay diferencias con los lubricantes para motores de gasolina y diésel en el caso de los vehículos ligeros porque estos gases dejan pocos residuos (carbonillas). Por eso se puede utilizar un aceite para motores de combustión de gasolina o diésel.

Hay que tener en cuenta que los vehículos que utilizan gas tienen motores actualizados, por eso hablaremos de productos actuales. Es decir, aceites sintéticos con SAE 5W-30 o inferiores (5W-20, 0W-20, 0W-30), compatibles con los últimos sistemas de tratamiento de gases y que ofrecen los rendimientos más elevados en cuestión de ahorro de combustible.

En el caso de los vehículos pesados, el aceite que se usa en la mayoría de los fabricantes es el mismo que en los motores diésel, sobre todo en el caso de los europeos.

No ocurre así con algunos fabricantes americanos como CUMMINS, que tiene normas propias en función de la tecnología aplicada en el motor de gas. Para los motores de mezcla pobre tiene normas en las que exige un bajo TBN y cenizas inferiores al 0,5%, con intervalos de cambio bajos. Para los de mezcla estequiométrica, se admiten mayores niveles de cenizas y, en algunos casos, mayores intervalos de cambio del aceite sintético.

También existen motores estáticos para aplicaciones de generación eléctrica, en los que los fabricantes formulan sus propias normas y exigencias más estrictas para los aceites. Existen productos especiales para estos mercados ya que, además de gas natural, se pueden utilizar otros tipos de gases como el de vertedero.

Como conclusión podemos decir que los motores de gas son una solución para la cuestión de las emisiones en automoción. Eso sí, igual que ocurre con los motores de gasolina y diésel, dependen de las normas de emisiones contaminantes que se apliquen, como es el caso de las Euro. Con las actuales en vigor, son una alternativa a los motores de gasolina y diésel.

Tanto en los vehículos a gas como en los convencionales, utilizar un aceite de calidad y adecuado a su motor es fundamental para prolongar su vida útil y evitar averías. Así que ya sabes: elige siempre lubricantes a la altura de tu vehículo y conseguirás mantenerlo como el primer día durante más tiempo.

Comparte en redes sociales:

, ,

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (5 votos, promedio: 4,20 de 5)
Cargando…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.
Los campos necesarios están marcados *.
Le recordamos que Este blog es participativo, aunque TOTAL ESPAÑA se reserva el derecho a la revisión y moderación de los comentarios recibidos en el mismo.Para más información, consultar nuestra sección de normas del blog (http://totalblog.es/normas-de-participacion-blog-total/ )

*

*

Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio, de acuerdo a sus hábitos de navegación. Puede obtener más información leyendo nuestra Política de protección de datos y cookies